Error de repostaje: ¿Qué le pasa a mi coche?

Escrito por Daniel Agudo. Publicado en Mecanica

 

Que se produzca un error al repostar es algo complicado para alguien que circule siempre con el mismo vehículo. Sin embargo puede ser algo probable en conductores que empleen a la vez coches de empresa, distintos coches particulares, vehículos de alquiler o en general que no conduzcan siempre el mismo automóvil.
Confundir gasóleo con gasolina puede suponer problemas mecánicos para nuestro coche con el consiguiente dispendio económico. Si os sucede, en general, ni la garantía del coche ni el seguro se harán cargo del problema. Además, si os sucede en un coche de alquiler también deberéis asumir los gastos…

¿Es fácil equivocarse?

En las estaciones de servicio suele emplearse en mayor medida el color verde para el repostaje de gasolina mientras que se emplea el negro en la manguera o el capuchón usado para repostar diésel. Además, desde hace unos 8 o 10 años, la boquilla de la manguera de gasoil es más ancha que la que emplean los coches de gasolina. Esto hace que hoy en día sea muy complicado repostar gasoil en un coche de gasolina, pero desgraciadamente sea más probable un error de repostaje si posees un coche diésel.

¿En qué se diferencia el combustible?

Como ya hemos explicado en alguna ocasión los motores diésel y gasolina tienen diferencias en la forma de entrar en combustión.

En un motor de gasolina la premezcla aire-combustible se quema por un frente de llama iniciado por una chispa. En caso de que se produzca un autoencendido de la mezcla provocado por las altas temperaturas podemos tener problemas (picado de biela).

Por su parte, en los motores diésel se admite únicamente aire en su fase de admisión y en la parte final de la compresión se inyecta el combustible. Tras sucederse unas pre-reacciones químicas (tiempo de retraso) se entra en una combustión premezclada por la autoinflamación del combustible que se mezcló con el aire. Tras estas dos fases, se produce la fase de combustión por difusión en la que el aire y el combustible se mezclan durante la combustión (no de forma premezclada).

Por tanto la forma de entrar en combustión lleva a las siguientes características de los combustibles:

Quedaros con la importante idea de que la gasolina tiene facilidad para quemarse mediante un frente de llama y el gasoil tiene dicha facilidad para quemarse por autoinflamación. Si intentamos quemar cualquiera de los dos combustibles de la manera opuesta sucederá lo que comentaremos a continuación.

Repostar gasóleo en coche de gasolina

Al hablar de estos errores de repostaje lo primero de lo que debemos hablar es de la cantidad de combustible erróneo presente en el depósito. Si la cantidad repostada es baja, entrarán en el motor gasolina y diésel: la gasolina se quemará mientras que prácticamente todo el diésel no entrará en combustión y saldrá como vapor de gasóleo por el escape (humo blanco). Esto es debido a la dificultad que hemos comentado a que el diésel se queme por frente de llama.

Si la cantidad repostada es elevada, lo que sucederá será que entre algo de gasolina que quede en el circuito de la bomba al motor consiguiendo arrancar el mismo. Pero cuando empiece a entrar combustible diésel en mayor medida este no será capaz de entrar en combustión y el motor se parará en unos pocos segundos. Por supuesto si absolutamente todo el combustible que hay en el coche es diésel, éste no conseguirá ni arrancar.

En cualquier caso sea cual sea la cantidad repostada lo mejor es avisar a una grúa y que nos lleven el coche al taller para vaciar todo el combustible sin llegar a arrancar el vehículo. Sin embargo, si lo hemos arrancado, habrá que limpiar todo el depósito de combustible, los circuitos por los que haya circulado el diésel y los inyectores. Además, el diésel expulsado por el escape podría dañar el catalizador del coche…

Repostar gasolina en coche diésel

Como antes, dependerá de la cantidad repostada. Si absolutamente todo el combustible presente en el vehículo es gasolina, no se conseguirá quemar por autoinflamación y no se podrá arrancar el coche. Si hay una cierta cantidad de gasoil en el circuito de inyección, gracias a éste, el coche podrá arrancar, y la presencia de gasolina en el motor producirá cambios en la combustión.

Para que os hagáis a la idea, si entra mucha gasolina en el motor, su mayor tiempo de retraso respecto al diésel hará que tarde más en iniciarse la combustión, y por tanto aumente la cantidad que entra al motor antes de la autoinflamación. Por tanto, cuando suceda dicha autoinflamación, hay más cantidad premezclada, y la subida de presión será mucho más brusca de lo normal, provocando un ruido muy característico.

Si la cantidad presente de gasolina es moderada, el coche podrá funcionar con un extraño sonido a tractor y un cierto desconfort en la marcha. Si la cantidad de gasolina es muy elevada, cuando se acabe el combustible presente en la bomba y entre mucha porcentaje de la misma al motor, ésta no será capaz de autoinflamarse sin la ayuda del diésel y el motor se parará.

Como antes, si nos damos cuenta de nuestro error, lo mejor es no tratar de arrancar el coche. En caso de hacerlo, además de vaciar el depósito habrá que limpiar el circuito de inyectores, cambiar el filtro de combustible y probablemente la costosa bomba de inyección…

WRC

Algunas imágenes representativas de momentos Toyota Gazzo Racing durante la celebración del 53 Rally Racc
16 imágenes representativas de lo que dio de si el 53 Rally Racc para el equipo Hyundai Motorsport.
18 imágenes a modo de resumen de los protagonistas de Citroën Racing con victoria incluida en el 53 Rally Racc