Peugeot en el Dakar: El ‘Dream Team’

Escrito por Julio Rodríguez. Publicado en Internacional

Stéphane Peterhansel, Carlos Sainz, Sébastien Loeb y Cyril Despres han liderado el equipo PEUGEOT durante su segunda etapa en el rally-raid más duro del mundo. Cada uno de los pilotos ha sacado lo mejor del PEUGEOT en cada momento y todos ellos han logrado al menos una victoria de etapa.

El término “Dream Team” se acuñó, por primera vez, para describir a un equipo único que reunía a las mejores estrellas de su deporte. Sucedió en los Juegos Olímpicos de Barcelona ’92 y se trataba de la selección de baloncesto de los Estados Unidos, que por primera vez en la historia incluía a jugadores de la NBA.

PEUGEOT formó su “Dream Team” para afrontar el Dakar, y como aquella mítica escuadra de basket liderada por Magic Johnson, Michael Jordan y Larry Bird; fue capaz de juntar en el mismo equipo a estrellas y leyendas de esta competición.

En una carrera como el Dakar, hasta el más mínimo detalle cuenta. Afrontar los 9.000 kilómetros de carrera sin problemas es misión casi imposible, y sobrevivir en este durísimo terreno solo se consigue con el mejor equipo; de ingenieros, mecánicos y, por supuesto, de pilotos y copilotos. En esta etapa entre 2015-2018, PEUGEOT ha sumado tres victorias consecutivas con los 2008 DKR 16, 3008 DKR y 3008 DKR Maxi, pilotados por unan pléyade de pilotos que suman nada menos que 20 triunfos en esta prueba. Comenzando por Stéphane Peterhansel, "Monsieur Dakar", siguiendo por Carlos Sainz, y pasando por Sébastien Loeb y Cyril Despres; todos ellos han vencido etapas y han dado muestras de su calidad humana, y al volante.

Stéphane Peterhansel.  La leyenda de "Monsieur Dakar"

Si hay alguien que ha entendido realmente cómo funciona una competición tan compleja como es Dakar, ese ha sido Stéphane Peterhansel. El piloto francés ostenta el récord de victorias en la prueba: 13 en total, siete conseguidas en la categoría de coches, y seis en motos.

Sus dos últimos triunfos, en 2016 y 2017, los logró junto a PEUGEOT en dos ediciones caracterizadas por las durísimas condiciones y por los numerosos problemas que lastraron al resto de sus rivales, de los que ‘Monsieur Dakar’ casi siempre conseguía salir indemne. En la última edición sufrió un accidente tras chocar contra una piedra,  pero no se rindió y a pesar de perder casi una hora con el líder, continuó imprimiendo uno de los mejores ritmos de carrera y luchando como el primer día.

Junto a PEUGEOT, Stéphane Peterhansel ha demostrado que su veteranía, lejos de ser un hándicap, ha sido tremendamente valiosa para el equipo durante estos cuatro años de competición.

Carlos Sainz. Rey del desierto a sus 55 años

Carlos Sainz ha sido una de las piezas fundamentales del proyecto de PEUGEOT para ganar el Dakar. Y es que el español aportaba al equipo dos cosas fundamentales. Por un lado, ha liderado el desarrollo del vehículo desde sus primeras versiones, trabajando codo a codo con técnicos e ingenieros para mejorar cada uno de sus apartados a base de pruebas, y más pruebas. Por otro lado, ha aportado su increíble velocidad, que sigue impresionando a pilotos de la talla de Sébastien Loeb. El 2018, por fin pudo recoger la recompensa a tanto trabajo y lucha contra el crono y Carlos Sainz se coronó como rey del Dakar. A sus 55 años sigue entrenando y corriendo como el que más, y dando un ejemplo de profesionalidad a generaciones futuras de deportistas.

Sainz siempre se mantuvo como uno de los pilotos de PEUGEOT más competitivos, capaz de sacar el mejor ritmo a cada uno de los vehículos en cada momento. Distintos problemas mecánicos le dejaron fuera de carrera en las ediciones de 2015 y 2016; y en 2017 fue un fuerte accidente lo que le apartó de la lucha por la victoria… justo cuando lideraba.

En las ediciones de 2015 y 2016, los problemas mecánicos no le permitieron luchas por la victoria; y en 2017 fue un fuerte accidente el que le apartó del título. Pero en 2018, tras hacer una carrera tremendamente inteligente y calculadora sin correr riesgos innecesarios, por fin ha llegado su turno de subir a lo más alto del podio final del Dakar. Lo hace por segunda vez en su vida, y batiendo récords, porque a sus 55 años se ha convertido en el campeón del Dakar más veterano de la historia.

Sébastien Loeb. Tan competitivo como siempre

Ganador de nueve Campeonatos del Mundo de Rallys y hombre récord en la mítica subida a Pikes Peak en 2013 con el Peugeot 208 T16, Sébastien Loeb ha sido otra de las grandes estrellas del equipo PEUGEOT. Al piloto francés, que se unió al equipo PEUGEOT 2016, no le costó nada adaptarse a este nuevo reto.

Prueba de ello es que ganó la segunda etapa del Dakar 2016, la segunda en la que participaba. Ese triunfo tiene el valor añadido de que fue el primero para el equipo PEUGEOT en esta segunda época en el rally. Desafortunadamente, Loeb ha sido una víctima habitual de los contratiempos a los que avoca esta competición y en dos de sus tres participaciones en el Dakar quedó fuera de combate. En 2016 sufrió un accidente, aunque pudo continuar y acabó noveno la prueba; y en 2018 tuvo que abandonar después de caer en un agujero entre dunas, a causa de problemas físicos de su inseparable copiloto, Daniel Elena, tras el fuerte golpe.

Su mejor resultado fue el segundo puesto logrado en el año 2017, en el que llegó a poner contra las cuerdas al mismísimo Peterhansel. Loeb seguirá ligado a Peugeot a partir de 2018, ya que es uno de los pilotos del equipo Team Peugeot-Hansen en el Mundial de Rallycross.

Cyril Despres. Un "novato" que ha aprendido muy rápido

Ganador de cinco títulos en la categoría de motos (en los años 2005, 2007, 2010, 2012 y 2013), a Cyril Despres poco le quedaba por demostrar en el Dakar. Sin embargo, su afán competitivo y la experiencia de Peterhansel le sirvieron para asumir el reto de pasarse a las cuatro ruedas. Y al francés le ha ido realmente bien.

Despres ha ido mejorando tanto su rendimiento como sus resultados año a año, hasta llegar a ganar dos etapas y a colocarse líder de la clasificación general  tras su victoria después de la segunda jornada del rally en 2018.

A pesar de no estar en la lucha por la victoria, la labor de Despres en esta última edición del Dakar ha sido tremendamente útil para el equipo PEUGEOT. Su papel como "ángel de la guarda" de Carlos Sainz y de Stéphane Peterhansel ha permitido que los problemas sufridos por ambos en la parte final del rally tuvieran una rápida solución gracias a su veloz y eficaz asistencia. Esa ha sido otra de las claves del éxito del Dream Team de PEUGEOT, el trabajo en equipo para superar los retos más complicados.

Fuente: Peugeot España