Lo sucedido en Ferrol, lejos de hundirnos, nos hace más fuertes

Escrito por Ignacio. Publicado en Camp.Esp.Rally Asfalto

Sabíamos que Ferrol iba a ser duro, siempre lo es: El rallye de Ferrol siempre ha sido de las pruebas más exigente del CERA y para nosotros no representa una excepción. Cada temporada Ferrolterra nos muestra el lado más duro de las carreras y este 2017 ha vuelto a hacerlo.

Para Surhayen Pernía y Carlos del Barrio comenzaba ya mal la carrera tras una elección  de  compuesto en los neumáticos muy duros, que lastraba los cronos del i20 en las dos primeras especiales. Los cántabros salían de la primera asistencia dispuestos a recortar distancias e intentar de una vez por todas "deshacerse" de esa mala suerte que les acompaña desde Córdoba, pero lejos de hacerlo, esta reaparecía y se cebaba con los de Hyundai Canarias: el salto de San Sadurniño culminó en un mal apoyo, donde el coche rompía la luna delantera y Pernía sufría una lesión de espalda que en el primer momento le dejaba casi sin respiración y que posteriormente le obligaría a abandonar, cuando en los primeros 4 km del tramo se encontraba rodando en los tiempos de cabeza. Tras un examen médico, la buena noticia para el equipo es que el incidente no tendrá secuelas en Surhayén y podrá retomar sus rutinas en unos días.

Jose Luis Peláez se estrenaba sobre asfalto con el Fiesta R5. A su derecha Mario Tomé y como reto unas especiales deslizantes, muy rotas y sucias aún más complicadas por culpa de la meteorología cambiante. Jose Luis fue de menos a más, cogiendo confianza km a km y  prudente en las dos primeras secciones mejorando de esta manera sus registros pero sobre todo conociendo tanto el coche como a su "copi". En Valdoviño una salida pista dejaba al Fiesta fuera de carrera y con él las ilusiones de los nuestros.

Iñaki Barredo y Alba Sanchez corrían la misma suerte: un problema en el embrague del Fiesta R2 les obligaba a decir "adios" al Rallye de Ferrol tras haber intentado por todos los medios seguir en carrera.,bien es cierto que Iñaki este principio de temporada no está teniendo la suerte de cara con la mecánica del R-2 T,

Cristian García y Rebeca Liso llegaban fuertes a Ferrol. La motivación era máxima y las ganas de firmar una buena actuación también. Eran conscientes que llegaban a la casa de los rivales directos, que se enfrentaban a tramos disputados en muchas ocasiones por los pilotos gallegos tanto en esta misma cita como en Rallyes del regional. Pero eso no era inconveniente para Cristian y Rebeca: los obstáculos fueron otros bien distintos.

El viernes realizaban un Shakedown complicado ante una indisposición física del piloto que le obligaba a ausentarse de la Rueda de prensa previa a la ceremonia protocolaria de salida, en la que participaron como uno más de los casi 60 equipos inscritos.

El sábado por la mañana Cristian ya se encontraba mejor. Rebeca no tanto: el virus que incomodaba a Cristian el día antes se cebaba con ella ahora, por lo que tenemos que decir que Rebeca Liso estuvo a la altura comportándose como la auténtica copiloto profesional que es.

Salíamos al primer tramo, y se marcaba el Scratch sin miramientos, como viene haciendo Cristian esta temporada: mandando en la clasificación y endosándole al segundo 3.6 segundos y al tercero 22.6. Todo apuntaba a que las cosas "pintarían" bien para los nuestros, y que García correría como él sabe y puede hacerlo: rápido y sin equivocaciones.

En la segunda especial, ya metidos en la vorágine del Rallye de pleno, el Fiesta R5 pincha las dos ruedas del lado del piloto, al pasar por un sitio que todos los pilotos muerden normalmente, una zona con un poco de hierba no muy alta, donde en los entrenamientos se anota que no hay peligro y se puede pasar. Cristian nota algo no muy normal al pasar, pero no empieza a darse cuenta que algo va mal hasta un par de km después que nota como si el coche fuese pinchado o muy bajo de presiones de ruedas del lado izquierdo. Se da cuenta que efectivamente va pinchado cuando empiezan las vibraciones de dirección, y lo confirma con su copiloto. Reducen el ritmo, pero no lo suficiente, para perder el menos tiempo posible, aunque la velocidad ya no era mucha en una curva un poco más cerrada a derechas, el coche se marcha en plancha al ir rodando pinchado, eso le hace impactar contra un talud de tierra dañando la suspensión trasera izquierda. Terminan el tramo como pueden y la experiencia acumulada en eta prueba nos hacía tener claro que se podía pinchar y afortunadamente salíamos con dos ruedas de repuesto, lo que nos salvó para poder llegar a la primera asistencia del día y repara la suspensión, el objetivo después del desafortunado incidente no era otro que intentar subir a lo más alto del cajón y pillar los máximos puntos posibles, de momento solo  se habían cedido 1.30.7 ante el scratch y bajando a la 5ª posición provisional.

Después de  la asistencia, pudimos comprobar que lo que nos había manifestado Cristian era cierto: no habían impactado con nada. Al revisar los neumáticos, con  los técnicos de Michelín, quienes nos confirmaron que "Los pinchazos fueron provocados por un objeto punzante que se introdujo en la banda de rodadura de la rueda delantera, y otros dos que causaron el mismo daño en la trasera". Ante este hecho, irrefutable para los técnicos que están elaborando su propio informe sobre lo sucedido, la situación que se vivió en nuestra asistencia fue subrealista, pero la decisión tomada fue unánime: continuar e intentar remontar posiciones.

En los tres siguientes tramos nos intercambiamos los Scratch con la cabeza "al segundo", remontado hasta la tercera posición por detrás de un gran Victor Senra que una vez más ha demostrado ser todo un "gentelman" de las carreras y uno de los pilotos más rápidos del panorama nacional.

Nos quedaba también el As del TC+ para recolectar unos puntos preciosos, pero tuvimos que conformarnos con ser terceros por culpa de la segunda rueda de repuesto que por la mañana nos dio la vida, pero en la tarde nos jugaba una mala pasada al quedar mal sujeta en el maletero. Al salir al tramo los golpes que provocaba alarmaban a Cristian y Rebeca que en ese momento no eran conscientes de lo que pasaba. Incluso les hizo unos segundos descentrarse echando la vista a la parte trasera para ver qué era lo que se movía allí. Esta desconcentración les costaba el Scratch quedándose a 2.4 de el mismo.

Por desgracia, lo que sucedió en la segunda disputa de Valdoviño lo sabemos ya todos: Con Víctor a poco más de 11 segundos, había que arriesgar, y Cristian y Rebeca lo hicieron. Arriesgaron y perdieron: en una zona muy rápida que intentaron pasar a fondo el coche tocaba ligeramente la gravilla de la orilla y aunque lo intentaron todo, se quedaron fuera de carrera con el Ford ligeramente dañado y con un susto importante,

"Roberto, estamos bien. Lo siento, os hemos fallado: hemos fallado a todo el  equipo". Esta es la llamada que le hacía Cristian al Patrón.

Ojalá siempre nos fallaran así:  Durante las cuatro temporadas que llevan con nosotros nos han dado un Campeonato de España tanto de pilotos como de copilotos, nos han proporcionado casi una veintena de podiums en el CERA y otro en el CERT, nos han ayudado a conseguir vehículos ganadores irrompibles, primero con el R4 y ahora con el R5 y este es el segundo abandono en estas cuatro temporadas. El primero y único hasta ahora fue el que protagonizaron en el Rallye del Bierzo del año 2014 cuando disputaban la Bk RMC que a la postre ganarían.

Lo sucedido en Ferrol, lejos de hundirnos, nos hace más fuertes: Tenemos unos mecánicos e ingenieros impresionantes, unos grandes profesionales totalmente volcados en RMC Motorsport y vamos a seguir trabajando para ser cada día mejores y para revalidar el Campeonato de España de pilotos. El de concursantes ya está encaminado. Sólo podemos decir que pese a lo extraño que ha sido el rallye del Ferrol, para nosotros ya es pasado y estamos ya en los preparativos de la segunda mitad del campeonato, con proyectos importantes y ganas de conseguir buenos resultados, y no solo con Cristian y Rebeca, la mala suerte y los errores también se tienen que acabar para los demás pilotos de RMC, Pernía, Iñaki, Peláez…

Pero no todo fue malo este fin de semana: el retorno de Miguel Fuster y Nacho Aviñó al CERA de la mano de Renault Sport y estrenando nuestro Clío N5 cubrió todas nuestras expectativas. Ferrol ha supuesto el test perfecto para trabajar sobre nuestro coche, y aún ha sido más productivo gracias a la magnífica actuación de los Suzuki Swift N5 que demostraron por fin que este segmento puede ser competitivo, lo cual es lo que estamos buscando desde el primer momento. Miguel, aún resentido por la lesión en la espalda de hace poco más de un mes, trabajó muchísimo junto a Nacho en un coche que no nos dio ningún problema mecánico, que se comportó con robustez, sí que somos conscientes que tenemos que seguir trabajando en reglajes , ajustes y puesta a punto, lo importante ya está hecho, y  lo mejor que ha pasado es que tuvo una gran acogida por parte del público,  que va a ser un vehículo "ganador" y sobre todo, fiable en el futuro. Estábamos convencidos de ello y tras este Rallye aún más.

Otro de los motivos de alegría para RMC este fin de semana fue esa segunda plaza lograda por Iago Caamaño y Alberto Rodríguez en el rallye Sur do Condado con el Ford Fiesta R5. Iago se lo puso muy difícil a Meira quien a la postre volvería a llevar al R4 a lo más alto. Enhorabuena a ambos.

Por nuestra parte agradecer todas y cada una de las muestras de apoyo recibidas que han sido muchísimas. Sabemos que esto sólo es un pequeño tropiezo, volveremos en el Princesa con más fuerza si cabe.