Ponte en forma como un piloto del WRC

Escrito por Julio Rodríguez. Publicado en WRC

Los pilotos del World Rally Championship son autenticos atletas. Dentro del habitáculo de un vehículo de competición se alcanzan temperaturas que pueden superar los 50º C, ampliamente superadas dentro del equipamiento de la tripulación (mono, ropa interior especial, guantes, botas, cascos...) y con constantes esfuerzos debido a las vibraciones y a la propia tarea de pilotar. Gracias a Thierry Neuville y Andreas Mikkelsen, os traemos algunos consejos para poder estar en forma como un piloto de alta competición.
 
· Ten la masa muscular justa: aunque unos músculos más grandes te pueden hacen parecer más atractivo, recuerda que estás compitiendo en un mundo en donde cada gramo de peso cuenta. Por lo tanto, en vez de trabajar con pesos elevados, haz muchas repeticiones con pesos medios. Además, la parte más importante del cuerpo (y que más debes trabajar) son los brazos y tronco, por lo que trabajar las piernas puedes hacerlo de forma complementaria con otra actividad.
 
· Exprime tu resistencia: la capacidad de soportar condiciones difíciles en un óptimo estado físico marca grandes diferencias, puesto que en la competición se pueden superar las 150 ppm. Por lo tanto, asegurate de trabajar la resistencia de forma que te puedas mantener “fresco” y concentrado el mayor tiempo posible. No importa si la trabajas corriendo, montando en bici o nadando, lo importante es que puedas soportar esfuerzos de forma continuada siendo capaz de tomar decisiones acertadas en décimas de segundo.
 
· La estabilidad es fundamental: si hay una cualidad que puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso es la estabilidad del cuerpo. Trabajar el “core” (abdomen y parte baja de la espalda) se antoja algo fundamental, siendo muy útil actividades como el remo o el balón suizo.
 
· Trabaja tu coordinación: llevar un coche a grandes velocidades por un estrecho carril de tierra exige una gran capacidad de coordinar la información visual y auditiva que recibes con los movimientos de brazos y piernas. Por lo tanto ejercicios como el frontón te permiten al mismo tiempo mejorar dos cualidades como la resistencia y la propia coordinación.
 
· Fortalece tu cuello: si hay un grupo muscular que sufre especialmente en los deportes de motor se trata del cuello, ya que tienen que soportar el peso del casco multiplicado por las fuerzas de aceleración. Un ejercicio muy útil y sencillo consiste en mover pesos con la cabeza, realizando varias repeticiones.
 
· Cuida la alimentación: llevar una dieta equilibrada se antoja fundamental por dos motivos: el primero de ellos es asegurarte de tener un óptimo índice de grasa corporal, lo que muy probablemente te ayudará a perder peso. El segundo es que una alimentación adecuada te ayudará a rendir mejor en las actividades físicas, mejorando por ejemplo los periodos de recuperación o manteniendo una correcta hidratación.
 
· Desconecta: aunque pueda parecer lo contrario, no es necesario que estés trabajando tu cuerpo (o pensando en la competición) todo el día. Realiza otras actividades donde disfrutes y que te permitan desconectar. Sal a pesear, lee un libro, queda con amigos...